Descubre Cómo Crear Abundancia En Tu Vida Y Alcanzar La Libertad Financiera

Aprender Más »

ESTO Es Lo Qué Pasa Cuando Tienes Tarjetas De Crédito Con Muy ALTO CUPO

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya
Instagram Sebascelis


Haz Click Aquí Y Alcanza La Libertad Financiera

Hace un tiempo, publiqué un video en mi canal sobre cómo tener cupos altos en las tarjetas de crédito; y algunos beneficios, como por ejemplo que yo me pude permitir comprar mi carro a 1 cuota y sin intereses, con tarjeta de crédito, y ganar un montón de puntos.

O por ejemplo, adquirir un lote con tarjeta de crédito, con una tasa preferencial, sin hipoteca y sin seguros, y sin cuotas de manejo.

Pero muchas personas me han preguntado cuáles son las posibles implicaciones o consecuencias de tener tarjetas de crédito con cupos tan altos, y es precisamente de eso que quiero hablar aquí.

Lo primero que se le viene a la mente a muchas personas a la hora de hablar de tarjetas de crédito con alto cupo, es la capacidad de endeudamiento.

Y es que probablemente lo hayas escuchado en algún momento.

A la hora de tomar un crédito, siempre te van a decir: «es que tu capacidad de endeudamiento no alcanza porque tienes cupos muy altos en tarjetas de crédito«.

O si por ejemplo ya tienes otros préstamos, y en estos préstamos estás debiendo una cantidad considerable de dinero.

Resulta que lo que hacen las entidades financieras para calcular tu capacidad de endeudamiento, es ver cuáles son tus ingresos y tus gastos, y a partir de ahí ver qué capacidad tienes de pagar cuotas de crédito mensuales.

De manera que todo lo que sea deudas, mensualmente de forma ideal, no supere el 35% de tus ingresos.

Así, si tus ingresos por ejemplo fueran $1.000 dólares, o $4.000.000 pesos, no podríamos superar $350 dólares o lo que sea eso en equivalente moneda local.

Y cada banco tiene su fórmula, su ecuación, la manera de calcular realmente cuál es esa capacidad de endeudamiento.

Algunos incluso lo reducen por un factor a los independientes, ya que para ellos los ingresos no son solamente entradas, utilidades; sino que tienen costos y gastos, y muchas otras cuestiones.

El caso es que si tú piensas tomar un crédito hipotecario o un crédito de vehículo, o incluso un crédito de libre inversión o de libranza, y tienen que hacerte un estudio y analizar cómo está tu capacidad de endeudamiento:

Evidentemente, tener cupos altos en tarjetas de crédito, te va a afectar y muy probablemente va a hacer que rechacen tu solicitud.

De hecho, hice un video precisamente hablando de cómo fue que el banco me negó un crédito hipotecario y cómo hice que me lo aprobaran, simplemente cancelando mis tarjetas de crédito.

Obviamente no todas; de hecho cancelé algunas y pude quedar con otras de cupos altos, pero para que diera la ecuación, la fórmula de la capacidad de endeudamiento, el asesor simplemente me dijo «debe dejar máximo X montón en cupos de tarjeta de crédito, para poder que le aprobemos«, y listo.

Pero por supuesto, si tú no estás buscando un crédito de libre inversión, un crédito de libranza, un crédito de vehículo o un crédito hipotecario; o en otras palabras, si no estás buscando endeudarte, pues esto no importa.

Puedes tener las tarjetas con los cupos que quieras, sin ningún inconveniente.

Pero entonces muchas personas se preguntan, «bueno, ¿pero para qué rayos tener tarjetas de cupos tan altos?, si yo con un cupo pequeñito que me alcance para lo que uso mensualmente, tengo y es suficiente«.

Primero que todo: Para endeudarte de forma inteligente.

Muchas personas le huyen a las deudas, pero si tú sabes que quieres llevar a cabo un proyecto y necesitas financiación, a veces nos vemos en la dificultad de obtener ese capital de algún lado…

Sin que tengan que pasar montones de estudios, sin que tenga que haber esa exigencia de que tenemos que estar en una situación financiera perfecta ante la entidad y llevar incluso codeudores, y no sé qué más cosas.

Pues resulta que, las tarjetas de crédito cuentan con algo que se llama Compra de Cartera.

En la que tú puedes tener dos tarjetas de crédito de diferentes bancos cada una, y hacer un avance en un banco (ese te va a quedar con una tasa de interés altísima, horrible, lo cual no es lo ideal), pero prácticamente al mismo día o al día siguiente, puedes hacer una compra de cartera.

De hecho expliqué cómo funciona la compra de cartera en otro video.

Con esto, te queda a una tasa preferencial que es de las más bajas que existen en el mercado.

Y si eres inteligente y escoges una tarjeta de crédito que no te cobre cuota de manejo, o utilizas los tips que yo enseñé sobre cómo quitarle la cuota de manejo a tarjetas como la de Bancolombia y demás, básicamente te puede salir un préstamo muy económico y sin costo, sin seguros y sin cuotas de manejo.

Así puedes tener dinero prestado, muy económico.

Como por ejemplo, en mi caso que me permitió comprar un lote, porque mi tarjeta de crédito más grande en este momento tiene cerca de $200.000.000 pesos colombianos (o unos $50.000 dólares americanos, más o menos).

Fuera de que puedes apalancarte para utilizarla en compras de negocios, si tienes un negocio propio.

Usarla para lo que necesiten tus familiares y ellos te dan el efectivo, y así ganar millas, puntos, cashback, viajar gratis y muchas otras cosas.

De hecho, normalmente las tarjetas que dan más beneficios requieren más cupos, para tener más categorías.

Entonces cuando tú tienes una tarjeta de más cupo, puedes tener beneficios como por ejemplo el seguro de compras, de pérdida, de robo, de cambio de precio; puedes tener acceso a salas VIP y muchas otras cosas más.

Y evidentemente, para poder utilizar la tarjeta para absolutamente todo, todas tus compras deberían ser a una cuota y sin intereses, para obtener el máximo beneficio.

Ahora, si tú eres una de esas personas que solo por tener el plástico en sus manos, se va a gastar dinero que no tiene, va a creer que eso es simplemente otra billetera de otra persona y entonces cuando pasa por una tienda, ve algo bonito y dice «me lo merezco«… Pues evidentemente esa estrategia no es para ti.

Pero si eres juicioso y la utilizas como una tarjeta débito, el cupo suficiente y que te alcance y te sobre, es mucho mejor.

Existen diferentes maneras de obtener cupos altos, como por ejemplo la primera podría ser: solicitando, la cual normalmente es la más difícil.

Porque te hacen un estudio y probablemente si ya estás al límite de tu capacidad de endeudamiento, te van a decir «ya no te da para más«.

Pero todos sabemos que los bancos nos ofrecen tarjetas pre-aprobadas, o cupos, incluso aumentos de cupos.

Como me pasó hace poco con Rappi, que de repente mi tarjeta tenía $30.000.000 pesos de cupo, y me ofrecieron aumentarle $10.000.000 pesos más para quedar en $40.

Yo no había hecho nada, no apliqué ninguna estrategia ni truco para esto, sino que simplemente me lo ofrecieron y lo acepté.

También se puede hacer una solicitud de aumento de cupo.

Aquí normalmente las entidades son más exigentes que cuando se hace una solicitud por primera vez de tarjeta.

Es más fácil que te den una segunda tarjeta, a que te den un aumento de cupo en la primera, pero depende mucho de la entidad.

Y seguramente algunas personas dicen «bueno, está bien… Pero ¿hasta qué punto vale la pena tener mucho cupo?«.

Porque aparte de esto, existen probablemente riesgos o peligros asociados a tener esta capacidad de utilizar mucho dinero.

Ya sea en un comercio, o incluso retiros por cajero.

Qué tal que te hagan alguna especie de robo, o de «paseo millonario» como lo llamamos en Colombia, que te obliguen a utilizar tu tarjeta y a desocuparla en un cajero.

Pues, por un lado, uno puede bloquear los avances en efectivo, como es algo que yo estoy acostumbrado a hacer.

Puede incluso «apagar la tarjeta». Ya hoy en día muchas tarjetas simplemente las mantienes apagadas y las activas a la hora de comprar, y la vuelves a desactivar.

Por lo que hay personas que de pronto son un poco paranoicas y dicen «yo nunca ando con mi tarjeta de crédito porque me da miedo«; y la verdad es que eso para mí no tiene sentido, porque yo siempre ando con mis tarjetas y simplemente en el momento en que las voy a usar, las habilito, las utilizo y vuelvo y las deshabilito.

Entonces, esto normalmente lo hago para las que no son de uso tan común, y la que uso constantemente esa sí por lo general la mantengo habilitada porque tiene compras virtuales en las que se cargan en cualquier momento a la tarjeta y no las puedo tener desactivadas.

Ahí también es donde viene la virtud de saber manejar más de una tarjeta y saber aprovechar la tecnología que tiene cada una de ellas para mitigar esos riesgos.

También otro riesgo es precisamente que te hagan cargos no autorizados, sin que te des cuenta. Como que te la clonen o que alguien en internet, simplemente te aparezca una compra que tú no sabes de dónde salió.

Esto me ha pasado varias veces, y afortunadamente puedo decir que por lo menos con Bancolombia que es donde tengo mis tarjetas principales, siempre han respondido a mi favor y por lo general, el dinero se retorna a la tarjeta sin ningún problema a los 2 o 3 días.

Sé que en otras entidades no es así, y por eso este banco en particular me gusta (no me están pagando para decir esto), pero cada quien escoge la entidad con la que se sienta cómodo y seguro, y en mi caso no he tenido ningún inconveniente con esto, aún utilizando las tarjetas con montones de transacciones en montones de comercios, presenciales, virtuales, y para todo.

Así que, es mi experiencia.

Y por supuesto, el otro riesgo es que te emociones comprando cosas para las cuales no tienes dinero.

Esto ya es cuestión de inteligencia financiera, de educación financiera, y saber que si el banco te otorga un cupo de crédito y tú lo utilizas mal, no es por culpa del banco.

Si, el banco sabe que hay gente desjuiciada, que no sabe manejar sus productos financieros, que no sabe controlar sus emociones, que no sabe tomar decisiones respecto a sus finanzas.

Pero yo creo que tú y yo podemos ser más inteligentes que eso, ¿o será que no?

La clave está en saber aprovechar al máximo los recursos financieros que tengamos.

Yo empecé desde cero, mi primera tarjeta de crédito fue muy pequeñita…

Pero, el caso es que poco a poco fui construyendo, no sólo el historial crediticio necesario, sino el comportamiento financiero con todas estas entidades, que hoy en día prácticamente me ruegan para que acepte sus productos, y ya me toca escoger cómo simplificar y qué rechazar, para evidentemente tener un control más estricto sobre mis finanzas.

Porque donde yo aceptara, tendría 15 tarjetas activas y eso no tendría sentido.

De hecho, he tenido más de 45 tarjetas en toda mi vida, y he ido cancelando para precisamente tener un número manejable.

En todo caso, lo importante es saber exactamente qué te beneficia y qué no.

Y si para ti los cupos altos de las tarjetas no tiene sentido, pues está bien.

Puedes tener tarjetas de cupos pequeños. Puedes tener 1 sola. Puedes tener 2, puedes tener 3. Lo que sea que tenga sentido para ti, lo importante es que tú mismo desarrolles ese criterio financiero que te permita aprovechar al máximo los recursos que tienes a la mano.

Y que constantemente estés educándote para crecer a nivel financiero.

Alcanza La Libertad Financiera Mejora Tus Finanzas Desde Hoy Y Vive Una Vida Llena De Abundancia

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito


Beneficio

Cómo Adquirir E Interiorizar Una Mentalidad De Millonario En Tu Vida

Beneficio

El Proceso Único Para Acondicionar A Tu Cerebro A Ganar Más Dinero

Beneficio

Las Estrategias Para Crear Ingresos Pasivos En Piloto Automático

Haz Click Aquí Para Continuar